Sintetizadores analógicos: Nuestro top 5

Teniendo en cuenta que llevamos ya 30 años de revival, parece que vamos a tener sintetizadores analógicos para rato. Hemos elaborado este top 5 de sintetizadores analógicos que encontrarás a continuación con algunos de los modelos existentes más interesantes del momento. Tampoco nos vamos a centrar en las últimas novedades, sino que hemos buscado ofreceros un poco de variedad para todas la necesidades y bolsillos entre la oferta disponible en estos momentos.

KORG Minilogue XD: Un analógico polifónico para todos los públicos

Sintetizadores analógicos monofónicos hay muchos en el mercado, pero el oscuro objeto de deseo son los analógicos polifónicos de verdad. Son más complejos de desarrollar y muchas veces su precio de venta está fuera del alcance de la mayoría de los mortales. Por eso KORG, primero con el Minilogue original y ahora con Minilogue XD ha superado el reto y, además, con nota.

No sólo ofrece 4 voces de polifonía completas o un secuenciador por pasos de lo más resultón. Sus filtros suenan realmente bien. Además de dos osciladores analógicos, dispone de un tercer oscilador digital totalmente programable que se puede convertir en un oscilador wavetable, FM o incluso un procesador de efectos. Existe una librería de proyectos creados cada vez más grande para dar mucha versatilidad a ese tercer oscilador. Lo mejor de todo es que el precio de este sintetizador analógico es de lo más competitivo. ¡Gracias KORG ofrecernos herramientas tan interesantes sin tener que hipotecarnos de por vida!

Dreadbox Typhon: Un sintetizador analógico con mucho efecto

En sus casi 10 años de historia, Dreadbox no ha dejado de sorprender con cada lanzamiento. Sus sintetizadores se caracterizan por un sonido bien grueso y cálido. Con Typhon no podía ser menos. Este pequeño sintetizador analógico está cargado de sorpresas. Además de disponer de un motor analógico para todo lo relacionado con la síntesis de sonido, integra un completo motor DSP digital capaz de ofrecer hasta 12 efectos distintos, desarrollado por Sinevibes. Porque, como dice la propia compañía, «Typhon no es un sintetizador monofónico más».

En cuanto a su motor de síntesis, encontraremos una configuración bastante habitual de 2 osciladores junto a un filtro de 4 polos. También tiene dos generadores de envolvente. Respecto a la modulación, dispone de tres fuentes de modulación con cuatro modos distintos a elegir entre LFO, envolvente, aleatorio y parámetros del secuenciador por pasos. Porque sí, efectivamente, también dispone de un práctico secuenciador por pasos de 32 notas.

Gracias a su entrada de audio, también se puede llegar a usar como procesador de efectos. Por si no fuera suficiente, están trabajando en un nuevo firmware, de momento en fase beta, que añadirá características tan innovadoras como Audio y MIDI por USB. El Typhon de Dreadbox te resultará ideal si buscas sonidos cálidos y etéreos. Sus reducidas dimensiones y un peso ligero lo hacen ideal para llevártelo de bolo o poder componer en cualquier lugar.

Elektron Analog Four MKII: Corazón analógico con alma digital

Analog Four MKII, de Elektron, aunque no se trate tampoco de una novedad reciente, sigue siendo una excelente elección para todo aquel que ande buscando un buen sintetizador analógico. Primero de todo, su enfoque como sintetizador de sobremesa, más relacionado con el mundo de las grooveboxes que el de los sintes en general. También tenemos la flexibilidad extra que ofrece, ya que puede funcionar como sintetizador monofónico de 4 partes, un sintetizador polifónico de 4 voces o cualquier combinación entre medio.

Aunque gran parte de su arquitectura es digital, tanto los osciladores como los filtros son 100% analógicos. ¡Y menudos filtros! Por cada voz, podremos disfrutar de dos filtros, uno tipo transistor y otro tipo Ladder. Estos componentes son en parte los principales responsables del carácter sonoro de cualquier sintetizador analógico.

Añadamos a todo esto un secuenciador de lo más potente en el mercado y unos efectos de lo más resultones. Estos efectos son capaces de procesar señales estéreo externas. No es extraño por qué Analog Four MKII debía estar en este artículo sobre sintetizadores analógicos. Y eso que no hemos hablado de Overbridge. Esta es la tecnología de Elektron que permite integrar Analog Four como si se tratara de un plugin más dentro de nuestra DAW.

Moog Subsequent 37: La bestia que asustará a tus sintetizadores digitales

Si hablamos de sintetizadores tenemos que hablar de Moog y hablar de Moog es hablar de historia viva de la música. A Bob Moog le debemos la arquitectura de síntesis sustractiva que ha llegado a nuestros días. También, que músicos famosos de todo tipo de etilos apostaran por incluir sintetizadores en su setup de instrumentos, convirtiendo al Minimoog en uno de los sintes monofónicos más icónicos. Subsequent 37 recoge todo ese legado y, como no podía ser de otra manera, suena como sólo un Moog es capaz de sonar. Junto al grosor de sus osciladores encontraremos el clásico sonido de los filtros Ladder, con su suave y envidiada saturación que tanto apreciamos.

Más allá de estos aspectos, no podemos pasar por alto la potencia de su secuenciador, sus infinitas posibilidades de modulación o incluso sus capacidades como sinte parafónico de dos voces, añadiendo más versatilidad respecto a otros sintetizadores analógicos más convencionales. Si buscas un sonido más retro y con capacidades extra de modulación por CV, entonces los sintetizadores Grandmother y Matriarch son una excelente opción. Sin embargo, su buscas un sintetizador analógico con el sonido clásico de Moog pero a la vez contemporáneo y una posibilidades de control MIDI superiores, entonces Subsequent 37 está hecho para ti.

Arturia Minibrute 2S: Sonido bruto al alcance de todo el mundo

Arturia es una de las marcas que lleva tiempo apostando por los sintetizadores analógicos. Aunque son mundialmente conocidos por sus emulaciones software de todo tipo de sintetizadores e instrumentos, ya sean analógicos o digitales, desde que en 2012 anunciara el Minibrute original no ha dejado de lanzar sintetizadores analógicos.

Con un catálogo que va desde el discreto pero matón Microbrute pero matón hasta el potente y polifónico Polybrute, Arturia es una de las compañías que más está apostando por este tipo de instrumentos. Una de las características de toda la serie Brute es el filtro, que usa un diseño tipo Steiner-Parker rescatado de los años 70. Este tipo de filtros, muy similar en arquitectura al de la serie MS de KORG, ofrece sonidos especialmente agresivos.

Otro de los puntos característicos de esta familia de sintetizadores el el control Brute. Una de las primeras técnicas usadas en los primeros sintes era encaminar la salida del sintetizador hacia su entrada externa para producir efectos de retroalimentación y distorsión. Con Brute factor, nos podemos olvidar de realizar conexiones innecesarias. Un simple knob y a aplicar la cantidad de efecto que queramos.

Centrándonos en Minibrute 2S, a diferencia de la versión con teclado Minibrute 2, ofrece un práctico secuenciador por pasos. Ambos modelos incluyen además una practica sección de patch que los convierten en sintetizadores con arquitectura semi-modular de lo más flexible.

Un poco de historia sobre los sintetizadores analógicos de

Cuando surgieron en los años 60 los primeros sintetizadores comerciales, obviamente no había ninguna alternativa, pero en los 80 hubo un cambio de paradigma. Con la llegada del DX7 de Yamaha todo cambió. Donde antes teníamos un panel repleto de knobs y faders ahora tocaba enfrentarse a una colección de botones y, con suerte, algún fader para editar parámetros.

La cultura preset también se consolidó y muchos artistas de renombre querían ser los primeros en usar el nuevo sintetizador recién lanzado al mercado para usar sus exclusivos sonidos antes que nadie. Si quieres profundizar, no te pierdas este otro artículo que publicamos sobre el retorno de los sintetizadores digitales.

Todo esto dio un giro con el cambio de década. Gracias al auge de la cultura rave, los músicos electrónicos de nueva generación comenzaron a valorar la posibilidad de manipular parámetros en tiempo real, modificar sonidos al vuelo y, de paso, volver a un sonido más crudo respecto al sonido cristalino de los sintetizadores digitales disponibles en el momento.

El resto, ya es historia. Aunque los sintetizadores digitales de modelado analógico intentaron hacerse con su parte del pastel a finales de los 90, los músicos siguieron pidiendo más opciones en el terreno pre digital. Ojo, que los hay pero que muy buenos. Sintetizadores como los Nord Lead, todavía vigentes, tienen un sonido de lo más poderoso. Pero el público es soberano y los sintetizadores analógicos siguen en lo más alto de su lista de oscuros objetos de deseo.

Conclusiones

Como hemos visto, los sintetizadores analógicos siguen más vigentes que nunca. En la actualidad, debido la amplia variedad de opciones disponibles, podremos encontrar nuestro sintetizador ideal para cada tipo de necesidad, ya sean en el estudio o en el escenario. Aunque seguramente la industria tenía otros planes en mente, al final, la tozudez de los usuarios ha conseguido que sigan siendo una realidad a día de hoy. En la historia de la música, el sintetizador analógico ha encontrado su lugar junto al resto de instrumentos.

No dudes en contactarnos ante cualquier consulta que puedas tener sobre sintetizadores analógicos o digitales a través de las vías habituales.


Nuevas promos de Antelope Audio para agosto y septiembre

Suscríbete aquí a nuestra newsletter

* campos requeridos


Visitamos las instalaciones de Moog Music

Visitamos las instalaciones de Moog Music .

Seguramente muchos ya lo habéis visto a través de nuestras redes sociales, pero queríamos profundizar y traeros más de cerca este gran acontecimiento, ya que hace escasos días tuvimos la gran oportunidad de formarnos y visitar las instalaciones en la ciudad de Asheville (Carolina del Norte) de un fabricante tan emblemático y uno de los precursores en la introducción de sintetizadores al mundo que ha sido tan relevante para el mundo de la música: Moog Music.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_7e6

Antes de nada y para ponernos en situación a nuestra llegada a Asheville (ciudad de Carolina del Norte en la que se encuentran las instalaciones de Moog), podemos decir en primera instancia que es una ciudad moderna y con mucho encanto, claramente influenciada por la música, ya que en cualquier rincón podemos encontrarnos a gente tocando en vivo.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_7dd

En nuestra visita hicimos un tour para ver y conocer todo el complejo de Moog Music, compuesto por su fábrica, sus numerosas zonas de exposición con productos nuevos y clásicos atemporales, su estudio principal (el clásico y renovado SoundLab por el que han pasado numerosos artistas de renombre) y su tienda. También conocimos a gran parte del staff, compuesto por grandes profesionales y que a la vez son también músicos.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_821

En el primer día visitamos, como no podía ser de otra forma, uno de los grandes activos de la empresa: Su fábrica y todas las personas que trabajan en ella. Sin duda en Moog Music nos encontramos con un factor cada vez más inusual dentro del sector y que hace que sus productos sean tan cotizados y especiales; y es que cada uno de ellos está soldado, atornillado, ensamblado y comprobado de forma totalmente artesanal por las propias manos de las personas de su fábrica.

Durante y también después de su ensamblaje, todos los productos reciben comprobaciones rigurosas para satisfacer las rigurosas necesidades de músicos y productores del más alto nivel. Moog también cuenta en su fábrica con su propia sección de servicio técnico.

P1000078

Dentro del complejo de Moog Music encontramos sus numerosas salas y estudios con una gran variedad de sus productos, desde los clásicos hasta las novedades más recientes.

Otro de los grandes aspectos en los que profundizamos en nuestra visita a Asheville fue en la historia de Moog y en su creador Bog Moog, repasando sus inicios, así como los numerosos productos en los que participó activamente: el theremin, y el emblemático Model D, creado en los años 70, uno de los primeros sintetizadores compactos que ha dejado una huella tan importante en el mundo de la música.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_7fd

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_84b

Nos formamos con cada una de las diferentes series de productos, desde Theremin hasta su último lanzamiento, el sintetizador Moog Matriarch, pasando por los semi-modulares Granmother, Mother-32 y DFAM, y el gran Moog One.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_82a

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_823

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_825

P1000083

Y pudimos ver de cerca modelos que no se han comercializado en el mercado y que esperamos que pronto estén con nosotros.

Además, conocimos a varios de sus ingenieros (algunos de ellos estuvieron trabajando muy de cerca junto a Bog Moog) y que se han encargado de traer de vuelta piezas tan emblemáticas como el sintetizador modular Model 10.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_80f

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_80e

En conclusión, nuestras visitas a las instalaciones de Moog así como el Moogseum (de la fundación Bog Moog) fueron de lo más gratificante e interesante para conocer de cerca todo lo que se cuece desde Asheville, desde sus instalaciones hasta todo el personal que sin duda mantiene vivo el legado del gran Dr. Robert Moog.

Esperamos que os haya gustado este artículo y os recordamos que si queréis más información sobre cualquiera de los productos de Moog Music, podéis contactarnos a través de nuestras vías habituales. ¡Estaremos encantados de atenderos!


Nuevas promos de Antelope Audio para agosto y septiembre

Suscríbete aquí a nuestra newsletter

* campos requeridos


Sirin es el nuevo sintetizador de Moog

Sirin es la nueva apuesta de Moog que ha presentado en esta recién pasada edición de NAMM Show 2019. Recuerda que puedes repasar las novedades que más destacamos en este artículo.

Pero vamos a centrarnos para hablar de Sirin, el nuevo sintetizador analógico del fabricante Moog. Este nuevo instrumento creado especialmente para la celebración del Moog House of Electronicus prontó saldrá de la fábrica de Moog en Ashville con una producción muy limitada de 2500 unidades a nivel mundial, y que sin duda nos recuerda a un Minitaur (pasado por el festival holi) y que gracias a esa gama de colores, anuncia de forma bastante clara sus intenciones. Y no, no es casualidad que Sirin se parezca a Minitaur, ya que al igual que  el sintetizador Minitaur, su motor de sonido también está basado en el legendario Moog Taurus.

Puedes reservar ya tu unidad de Sirin aquí

No es el único parecido con Minitaur, ya que Sirin se presenta en un formato compacto muy similar al de Minitaur, pero Sirin es el primer instrumento de la familia Taurus (basada en sintetizadores para bajos) que está diseñado para generar tonos por encima de Do, con un rango de frecuencia extendido de notas hasta Re8, permitiendo notas de alta frecuencia para generar sonidos con melodías suaves y agradables.

También hereda una de las herramientas más interesantes de Minitaur como es el software  Editor / Librarian con el que podremos usar un editor en formato standalone o en formato plugin dentro de nuestro DAW, que nos brindará funciones ocultas que no encontramos físicamente en la unidad, y también la opción de gestionar y almacenar nuestros presets en el ordenador.

Imagen-Sirin-es-el-nuevo-sintetizador-de-Moog

Características destacadas de Sirin:

– 2 osciladores analógicos Moog Taurus modificados con Hard Sync.
– Filtro Moog Taurus Ladder (20Hz – 20 kHz)
– 2 envolventes rápidas ADSR
– LFO multi-onda con MIDI Sync
– Glide con selector de tipo
– Incorpora 128 presets
– Es un sintetizador monofónico, pero puede encadenarse para conseguir una polifonía.
– MIDI a través de conexiones MIDI DIN de 5 pines y a través de la conexión USB

Consulta todas sus características y especificaciones aquí.

Está previsto que Sirin llegue en el mes de Marzo, y como bien hemos comentado al principio de este artículo, es una producción muy limitada a 2500 unidades a nivel mundial así que no esperes más para reservar tu unidad a través de este enlace.

Sintetizadores semi-modulares: analizamos tres modelos

Sintetizadores semi-modulares: analizamos tres modelos

Llevan ya un tiempo entre nosotros, pero eso no quita que no le podamos dedicar un artículo como se merecen en nuestro blog. Estamos hablando de los sintes semi-modulares, un tipo de sinte peculiar que, de alguna manera, conecta los sintes tradicionales con el complejo mundo de los sintes modulares (complejos por el lío de cables, no porque tengan que ser complicados de manejar, por supuesto).

En este artículo vamos a hablar de tres de los semi-modulares que más nos han llamado la atención como son el Mother 32 de Moog, el 0-Coast de Make Noise y el último en llegar a nuestra tienda, el espectacular ANTS de Plankton Electronics. Pero antes de entrar en materia, comentemos un poco que es esto de los sintes semi-modulares, qué ventajas nos proporcionan y qué podemos llegar a hacer con ellos.

Sin duda, uno de los sintes semi-modulares más famosos de la historia es el legendario MS-20 de Korg. Sinte que, aunque sigue vigente como producto, no lo hemos incluido en la lista al utilizar un estándar CV distinto al habitual V/octava, cosa que limita la conectividad con otros equipos. De entrada, un semi-modular, como cualquier otro sinte “cerrado”, ofrece una ruta de señal cerrada. Una ruta típica sería oscilador —> filtro —> amplificador, con una o varias envolventes para controlar la respuesta del filtro o del amplificador y, quizás, uno o varios LFOS asignables a los distintos elementos. Hasta aquí todo bien, pero la diversión justamente empieza cuando, gracias a los distintos puntos de inserción mediante cables de patch, podemos “romper” dicha ruta predeterminada, ya sea cambiando el orden de los componentes, tanto en origen como en destino o bien conectándolos con otros equipos. El estándar V/oct que comenzaron a usar compañías como Moog en sus orígenes sigue siendo el más utilizado mientras que, debido a la popularidad del formato Eurorack, los cables de patch que se utilizan en los semi-modulares que comentaremos a continuación son minijacks mono.

Una de las ventajas que ofrecen la nueva hornada de semi-modulares es justamente su tamaño. Son lo suficientemente compactos como para que podamos transportarlos fácilmente si tenemos actuaciones en vivo o simplemente queremos quedar con alguien para hacer música juntos. De por sí, los tres modelos que comentaremos a continuación suenan increíblemente bien, pero justo cuando comenzamos a romper la señal mediante cables de patch es cuando comienza la diversión. ¿No nos crees? Mira en el siguiente vídeo cómo suenan 64 osciladores a la vez.

Si estás pensando en pasarte al mundo Eurorack pero tienes miedo, tranquilidad: es lo más normal. Por este motivo, meterse primero en un semi-modular puede ser una buena opción para comenzar a trampear con las posibilidades que ofrece interconectar las distintas secciones.También son una buena opción como conversor MIDI a CV para poder integrar nuestro sistema Eurorack con nuestra DAW. Ahora, ya sin más retrasos, pasamos a analizar los tres modelos de sintes semi-modulares.

Plankton Electronics ANTS

Empezamos con el recién llegado ANTS de Plankton Electronics, uno de los sintes que más ha captado la atención durante el último año, cosechando no pocos premios y reconocimientos por parte de los medios más prestigiosos. No nos sorprende en absoluto, ya que gracias a sus 50 puntos de patch y sus 19 knobs, se trata de un sinte que nos invita a retorcer sus tripas sin ningún tipo de compasión. Su arquitectura también ofrece unas especificaciones que quitan el hipo: 4 osciladores (de los cuales dos pueden funcionar como LFO), 2 LFOs dedicados, filtro resonante con respuestas pasa bajo y pasa alto, 2 envolventes, 2 VCAs, sample & hold, sección lógica y mucho más. ¡No está nada mal para este pequeñajo! Añade una arquitectura 100% analógica y posibilidades avanzadas como una parafonía de dos notas y sírvase con un buen Rioja para acompañar. ¿No nos crees? Juzga por ti mismo cómo es capaz de sonar con el siguiente vídeo.

Make Noise 0-Coast

Sin duda, el más esotérico de los tres modelos que analizamos. El 0-Coast de Make Noise nos sorprendió a todos cuando fue anunciado hace un año. Primero, por ser el primer sinte de la marca. No olvidemos que Make Noise es, principalmente, un fabricante de módulos Eurorack. Segundo, por poder disfrutar de conceptos típicos de los sintes west coast a un precio de lo más competitivo. A diferencia de los sintes East Coast (Moog, etc…) la arquitectura de un sinte típico west coast es algo distinta. En vez de disponer de un oscilador con diversos osciladores con formas de ondas ricas en armónicos que posteriormente pasarán por un filtro resonante, su oscilador está basado en una forma de onda triangular a la que, mediante el control Overtone, se le añaden armónicos que pueden procesarse a través de una Low Pass Gate, que viene a ser una combinación entre filtro (no resonante) y VCA. Las secciones Slope y Contour pueden utilizarse como envolventes y/o LFOs (sólo Slope) para moldear desde el comportamiento de la LPG, los armónicos de Overtone o casi cualquier otro parámetro. Simple, efectivo y capaz de ofrecerte unos sonidos totalmente nuevos e inspiradores.

Moog Mother 32

Siendo el más veterano de los tres modelos de este análisis, el Mother 32 de Moog sigue siendo una de las opciones más interesantes. Primero de todo, porque podremos disfrutar de las bondades del legendario filtro ladder de Moog. Segundo porque podremos fácilmente integrarlo dentro de nuestra case Eurorack, incluyendo la alimentación si decidimos dar el salto al mundo modular. Y tercero, porque ofrece un completa sección de patch con 32 puntos de inserción que, además de poder interconectar las distintas secciones de la unidad (pitch, forma de onda del oscilador, filtro, etc…) incluye algunas utilidades de lo más interesantes como multiples, mixers y mucho más. Justo mientras estamos escribiendo estas líneas nos hemos enterado del anuncio del lanzamiento final de DFAM , un nuevo sintetizador basado en la arquitectura y concepto de Mother 32 pero orienatado a la creación de sonidos de percusión. ¡Tenemos ganas de meterle las manos encima!

Ya para finalizar, simplemente comentar que mientras estamos acabando de escribir este artículo nos hemos enterado del anuncio por parte de Arturia del nuevo Minibrute 2, una versión evolucionada de su ya mítico Minibrute que, junto a nuevo diseño en los osciladores y filtros (sí, en plural) ofrece 48 puntos de inserción para patch. Estaremos al tanto y, como viene siendo habitual, te contaremos todos los detalles y nuestras primeras impresiones desde nuestro blog tan pronto hayamos podido probarlo.

Recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros ante cualquier duda o consulta que puedas tener.

Moog lanza la versión 2.2 de su firmware para Minitaur

Moog lanza la versión 2.2 de su firmware para Minitaur

Hace algunos días contra todo pronóstico Moog lanzó la versión 2.2 del sistema operativo para su sintetizador Minitaur. Una actualización que seguramente ha pillado a todo los usuarios desprevenidos -ya que estamos seguros que nadie la esperaba-. Por eso ha sido recibida muy gratamente, y en gran parte porque incluye numerosas mejoras y nuevas funciones que elevan aún más el enorme potencial de este gran sintetizador analógico monofónico de Moog.

Esta nueva actualización consta de una nueva versión de firmware así como una versión actualizada tanto del editor standalone, como de sus versiones en VST, Audio Unit,etc. Podréis descargarlo ya a través de este enlace. Los usuarios existentes de Minitaur que ya tengan su unidad registrada en el sitio web de Moog deberían haber recibido un email con todo lo necesario para actualizar su unidad.

Como os decíamos, la versión 2.2 de firmware junto a la versión 3.2 de su editor, expanden notablemente el potencial de este sintetizador analógico para bajos (o cualquier otro sonido que se tercie), incluyendo acceso al panel frontal de nuevas formas de onda para el LFO, hard-sync en oscilador. Además, el nuevo editor ofrece una integración sin precedentes para usar Minitaur en nuestro DAW, ya sea en Mac o Windows.

Novedades de la versión 2.2 de Minitaur

– Permite guardar y recuperar hasta 128 presets en la propia unidad. Se pueden seleccionar y guardar directamente desde el propio panel frontal de la unidad mediante controlador MIDI o con el propio Editor.

– Nuevo software Editor / Librarian con integración sin precedentes en nuestro DAW, ahora totalmente compatible con Windows.

– 5 nuevas fuentes de modulación: Triangle, Square, Saw, Ramp, Sample & Hold y Filter EG

– Hard-Sync que permite acceder a una nueva paleta de sonidos

– Modulación sólo del Oscilador 2 y enlazarlo con Hard-Sync para sweeps metálicos sincopados y barridos.

– Entradas de CV/Gate asignables para controlar cualquier función (también Under The Hood) de nuestro Minitaur mediante control de voltaje.

– Conversión CV a MIDI que nos permite control de voltaje en nuestro DAW para control analógico en circuitos digitales.

Si tienes dudas o para más información sobre Minitaur (o sobre otros productos de Moog) no dudes en consultarnos a través de nuestras habituales vías de contacto.