15/02/2021

Samplers hardware: Historia y presente

Samplers hardware: Historia y presente

Samplers hardware: Historia y presente

Samplers hardware… ¡Qué tiempos aquellos! Mientras seguimos a día de hoy el revival de sintes analógicos sigue más activo que nunca, a veces nos olvidamos de tecnologías que fueron tremendamente rupturistas en su día y que, de una manera natural, hemos integrado casi sin darnos cuenta en nuestro día a día. Estamos hablando, cómo no, del sampling.

La irrupción de tecnología digital desde finales de los 70 vino a agitar el mundo de la creación musical y,  gracias al sampling, de repente, cualquier sonido que pudiera ser grabado, era susceptible de ser usado en cualquier canción. Estamos hablando de los gloriosos (y extremadamente caros para la época) Fairlight CMI y Synclavier. Para ser justos, estas dos herramientas pioneras eran mucho más que samplers, ya que ofrecían diversos métodos de síntesis como, por ejemplo, FM junto a potentes opciones de secuenciación y grabación. Al margen de que venían con una librería de sonidos bastante espectacular (para los estándares de la época), artistas como Depeche Mode, Jean Michel Jarre o Peter Gabriel comenzaron a experimentar con las posibilidades de grabar sonidos del “mundo real” para emplearlos en sus composiciones: martillazos, motores de coche, gritos…

Obviamente, estos equipos estaban al alcance de muy pocos artistas y productores. Posteriormente, empresas como EMU, con sus primeros Emulator, consiguieron abaratar precios y, aunque seguían siendo muy caros, permitieron acercarse a esta tecnología a más profesionales. Es importante reseñar que, en esta época, la tecnología permitía acceder a resoluciones de 8 bit y unas frecuencias de muestreo bastante discretas, muy lejos del estándar que ofrece, por ejemplo, el Compact Disc. Tuvo que llegar otro fabricante americano, Ensoniq, la que, gracias a su sampler Mirage, puso esta tecnología al alcance de mucha gente.

A medida que avanzaban los 80, sobretodo a partir de la segunda mitad, los precios de la tecnología musical y, especialmente, la memoria RAM, comenzaron también a bajar y vino la segunda gran revolución en el sampling. En este caso, vino capitaneada, sobretodo, por el hip hop, ya que comenzaron a, directamente, utilizar fragmentos de otras canciones en sus propias creaciones. El manejo de loops ajenos se puso a la orden del día en una cultura, la del hip hop, que en cierto modo ya venía utilizando este recurso pero de manera más artesanal con un par de giradiscos y un mixer. En este tiempo, AKAI también se metió de pleno en el mundo del sampling y modelos como el S900 o el S950 fueron muy importantes en su momento, especialmente por el uso de tecnología de muestreo a 12 bit.l

También con la aparición del AKAI S950, llegó el siguiente gran paso en el sampling: La aparición del timestretch. Es decir, la posibilidad de estirar o acortar en el tiempo cualquier muestra o loop sampleados, de manera que pudiéramos acelerar o ralentizar loops sin afectar al tono. Llegó el momento del reinado de los AKAI S1000 y, posteriormente, S3000. Incluso fue muy popular, a mediados de los 90, el uso de timestreetch extremo para tratar voces con resultados de lo más curiosos.

También en los 90 aparecieron las primeras MPC de AKAI. Aunque ya en los 80 habían equipos como los SP-12 de EMU que eran cajas de ritmo con capacidades de sampling (muy apreciadas por la comunidad hiphopera), las MPC eran verdaderos centros de producción MIDI, con capacidades de sampling muy potentes y un completo secuenciador MIDI. Estas máquinas, además, serán muy relevantes para lo que vendría después.

Con el cambio de siglo, irrumpió de lleno el ordenador gracias a sus capacidades a la hora de trabajar con audio digital. Y con ese cambio de paradigma, los samplers hardware prácticamente se extinguieron. Dejó de tener sentido dedicar miles de euros en comprar una unidad en formato rack cuando cualquier ordenador mínimamente decente y con una interfaz de audio dedicada podía ya no sólo samplear, sino grabar tomas vocales o de instrumentos completas. Herramientas como Gigasampler marcaron el camino y fue cuestión de tiempo que todas las DAWs incluyeran su propio sampler en formato de instrumento virtual: EXS24 en Logic, Halion en Cubase, Kontakt de Native Instruments… Además, con la llegada de Ableton Live, por fin pudimos disfrutar de timestretch en tiempo real sin necesidad de realizar cálculos de porcentajes o similar para adaptar un loop al tempo deseado.

Mientras todo esto ocurría, hubo un tipo de sampler que sobrevivió a la extinción. AKAI siguió desarrollando sus MPC gracias a su excelente calidad de construcción, su relativa facilidad de uso y, además, no necesitar de estar conectada a un ordenador para poder trabajar. Siguiendo esa línea, Elektron con su Octatrack supuso una auténtica revolución. Finalmente, las tecnologías de timestretching en tiempo real estaban disponibles en un dispositivo hardware que, además, estaba orientado a su uso en directo, en tiempo real, sin necesidad de detenerlo prácticamente en ningún momento.

Así que llegamos a nuestros días, donde los samplers clásicos en formato rack ni están ni se les espera, pero podemos disfrutar de un gran abanico de unidades de sampling de sobremesa. Elektron, con sus Digitakt, Octatrack o Analog RYTM, AKAI con sus MPC Live II, MPC X o MPC One o incluso Pioneer con su TORAIZ SP16 demuestran que el sampler hardware, integrando las últimas tecnologías disponibles y enfocado para que el flujo de trabajo sea lo más directo y rápido posible, goza de una tremenda popularidad.

Puedes encontrar más información los modelos de sampler/groovebox actuales desde aquí.

No dudes en contactar con nosotros a través de las vías habituales para cualquier consulta.

Animacion Newsletter Samplers hardware: Historia y presente

Suscríbete aquí a nuestra newsletter

* campos requeridos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *